Si, la Protección de Datos también es Seguridad de la Información

  • Proteccion de Datos

La Protección de Datos, eso que con frecuencia se asocia a un texto pequeño al final de un formulario o de una página web, es toda una disciplina en sí misma que en nuestra opinión se debe considerar como parte integrante de la Seguridad de la Información.

Considerar la Protección de Datos como un área de la Seguridad de la Información tiene sus ventajas y creemos que ningún inconveniente. Es cierto que desde un punto de vista de ejercicio profesional, la mayor parte de quienes se dedican a este campo de la privacidad lo hacen como Abogados y no como expertos en Seguridad de la Información. Pero sin duda se darán situaciones en las que el conocimiento de un abogado tradicional se quedará corto a la hora de valorar y evaluar qué medidas de seguridad son las más idóneas para proteger una determinada categoría de datos personales.

En cualquier caso, nadie puede poner en entredicho que la Protección de Datos se encuentra inmersa en el campo de la Seguridad de la Información, y por tanto así la trataremos en este blog. De esta forma, tendremos una perspectiva más completa sobre la verdadera finalidad de la Protección de Datos y evitaremos la habitual tentación de ver esta materia como un conjunto de requisitos únicamente formales sin más objetivo que el cumplimiento de la Ley.

Las legislaciones que protegen nuestros datos personales tienen como fundamento mucho más que el mero cumplimiento formal de las mismas

Las leyes de Protección de Datos buscan que la sociedad actual entienda por fin el valor de la privacidad y la intimidad de cada uno de nosotros. Y ese valor, requiere mucho más que añadir un texto más o menos original al final de una web, en un contrato o en cualquier documento a través del cual se recojan datos de una persona.

En nuestro blog vamos a tratar muy a fondo la Protección de Datos y vamos a intentar que comprendas con profundidad su importancia y las consecuencias directas de no “comprenderla”, es decir, de no aplicar correctamente los requisitos que exigen las leyes y reglamentos en vigor. Esto te ahorrará más de un dolor de cabeza y quizás alguna multa que otra…

Como mínimo, podrás tener la tranquilidad de que estás cumpliendo con esta exigente normativa y sabrás cómo “arreglar” aquellas cosas que no estén tan a punto.

Leave A Comment